Aller à…

Indiscipline !

Savoirs, nature, cultures et alternatives sociales

Indiscipline ! sur LinkedInFlux RSS

¿Educación en valores y educación liberadora ?” (Pérù)


Share
Print Friendly, PDF & Email

Este tex­to es uno de los arti­cu­los publi­ca­dos en : http://joanguimaray.blogspot.com/ Ver tam­bien http://5tanota.blogspot.com

Ce texte fait par­tie des articles que vous pou­vez lire sur le site http://joanguimaray.blogspot.com/ Voir aus­si http://5tanota.blogspot.com

¿EDUCACIÓN EN VALORES y EDUCACIÓN LIBERADORA ?”

Vien­do desde otro pun­to de vis­ta, qué sería de algu­nos de nues­tros brillantes espe­cia­lis­tas y repu­tadí­si­mos peda­go­gos, si la edu­ca­ción en el Perú fuese de cali­dad. Qué sería de nues­tros exi­mios inves­ti­ga­dores e ilus­trí­si­mos maes­tros, si la vir­tud de nues­tra edu­ca­ción fuese la exce­len­cia. Qué sería de nues­tros reve­ren­dos doc­tores y dis­tin­guidí­si­mos pro­fe­sores, si la edu­ca­ción tuvie­ra el nivel que desea­mos. Pero, gra­cias a la ‘gene­ro­si­dad’ de la cri­sis edu­ca­cio­nal, muchos de nues­tros espe­cia­lis­tas no hacen más que apro­ve­charse de la situa­ción desas­tro­sa del sec­tor. Gra­cias a la ‘lon­ga­ni­mi­dad’ del colap­so de la edu­ca­ción, los peda­go­gos orga­ni­zan cón­claves para cha­cha­rear sobre la cali­dad. Y gra­cias a la inuti­li­dad guber­na­men­tal, nues­tros maes­tros nos mues­tran su ver­da­de­ro ros­tro y nos expo­nen la exi­gui­dad de sus concep­tos sobre la edu­ca­ción. Aho­ra por fin enten­de­mos el por qué de esas inú­tiles dis­cu­siones sobre la base de estul­tas inter­ro­gantes : « ¿para qué que­re­mos edu­car ? ». Nues­tros enva­len­to­na­dos que cri­ti­can al gobier­no y que cobran del Esta­do, dicen que el pre­si­dente Tole­do no sabe de edu­ca­ción. Pues, sí. Tie­nen razón, él no sabe nada de edu­ca­ción, y yo lo he dicho sin reti­cen­cias ni eufe­mis­mos y casi teme­ra­ria­mente, en un artíu­clo ante­rior titu­la­do : « Bue­nas noches edu­ca­ción ». Lo que el jefe de Esta­do sabe es, de ins­truc­ción, de adies­tra­mien­to, de adoc­tri­na­mien­to, de amaes­tra­mien­to ; pero, de edu­ca­ción no sabe abso­lu­ta­mente nada. De modo que él no puede dar lo que no tiene. Y, nues­tros espe­cia­lis­tas que pon­tio­fi­can sobre la cali­dad y la exce­len­cia, ¿saben de edu­ca­ción ? ¿Algu­na vez han expli­ca­do sobre lo que signi­fi­ca edu­car ?. Cla­ro, exis­ten hon­ro­sas excep­ciones que tie­nen concep­tos cla­ros e ideas pre­ci­sas, pero son muy pocos. Son esos que nun­ca han osten­ta­do car­gos minis­te­riales ni algo pare­ci­do. Ellos están en lo suyo, conven­ci­dos de que la edu­ca­ción no tiene sal­va­ción. Pero no es exac­ta­mente de ellos de quienes quie­ro ocu­parme, sino de los otros. De esos que creen que incul­car es ‘edu­car’, ado­ce­nar es ‘edu­car’, uni­for­mar es ‘edu­car’, y que ase­gu­ran que la úni­ca mane­ra de for­mar a la niñez con valores es a tra­vés de la reli­gión. De aquel­los que pien­san que la enseñan­za del fol­clor en los cen­tros edu­ca­ti­vos gene­ra desar­rol­lo y que la mayor can­ti­dad de orde­na­dores garan­ti­za laca­li­dad edu­ca­ti­va. A eso se reduce sus concep­tos de ‘edu­ca­ción’. Por eso, el ‘nove­do­so’ títu­lo de sus publi­ca­ciones y sus certá­menes pedagó­gi­cos, sue­nan cual vetus­tas chi­char­ras gol­peán­do­nos sin pie­dad en nues­tros mal­tra­ta­dos tím­pa­nos. ¡Dios mío ! Qué país es este, donde los vie­jos espe­cia­lis­tas, ana­lis­tas, inves­ti­ga­dores dedi­ca­dos por lar­guí­si­mos años a la edu­ca­ción, no saben lo que signi­fi­ca edu­ca­ción. Entonces, por un lado nos hablan de la « edu­ca­ción eman­ci­pa­do­ra », y por otro, enso­ber­be­ci­dos se des­gañi­tan sobre sus osten­to­sos semi­na­rios : « ¡Pro­pues­tas para una edu­ca­ción libe­ra­do­ra ! » Es infi­ni­ta­mente increíble que muchos de estos per­so­najes sean reque­ri­dos por los gobier­nos de tur­no, no sólo como ase­sores y consul­tores, sino tam­bién como capa­ci­ta­dores y actua­li­za­dores de docentes, e inclu­so como fun­cio­na­rios. Y lo fatal y lace­rante de todo, es que la Edu­ca­ción per­ua­na está en manos de este tipo de ‘espe­cia­lis­tas’ que creen que existe ‘edu­ca­ción’ que escla­vi­za, ‘edu­ca­ción’ que subyu­ga, ‘edu­ca­ción’ que somete, ‘edu­ca­ción’ que enca­de­na. Entonces, se les enciende una chis­pa de ‘luci­dez’ y pro­po­nen dis­cu­tir sobre una ‘edu­ca­ción libe­ra­do­ra’, y quie­ren ni siquie­ra concien­ciar, sino ‘concien­ti­zar’ a los docentes sobre la impor­tan­cia de la ‘edu­ca­ción eman­ci­pa­do­ra’. En este mis­mo frente tam­bién están los que pien­san que existe la ‘edu­ca­ción’ en des­va­lores, ‘edu­ca­ción’ que defor­ma, ‘edu­ca­ción’ que per­vierte, ‘edu­ca­ción’ que dege­ne­ra. Entonces,luego de un lar­go y ‘sesu­do’ aná­li­sis, gri­tan ¡eure­ka ! : han des­cu­bier­to la solu­ción. En segui­da entra en ‘debate’ la ‘edu­ca­ción en valores’, y sobre ella : escri­ben artí­cu­los, publi­can libros, pon­ti­fi­can en semi­na­rios, expo­nen en certá­menes pedagó­gi­cos. Aquí cabe decir con la hidal­guía scho­pen­haue­rea­na, que cuan­do nues­tros ‘espe­cia­lis­tas’ y ‘peda­go­gos’, dota­dos de cier­to cono­ci­mien­to sobre la ‘edu­ca­ción’ nos sal­gan con sus inú­tiles y estul­tas ver­bor­reas, hemos de mofar­nos de ellos abier­ta­mente, has­ta que la ver­guen­za les haga recu­pe­rar el sano jui­cio, y sepan que la edu­ca­ción es estric­ta­mente sub­ver­si­va, infi­ni­ta­mente deses­cla­vi­za­do­ra, cabal­mente libe­ra­do­ra, rigo­ro­sa­mente eman­ci­pa­do­ra. En conse­cuen­cia, aquel­la que carece de vir­tud libe­ra­do­ra y de fuer­za eman­ci­pa­do­ra, sim­ple­mente ya no es edu­ca­ción, sino, otra cosa. Por tan­to, nos se puede dis­cu­tir ni deba­tir un tema inexis­tente.

Les derniers articles par Joan Guimaray (tout voir)




  • Mots clés : ,

    Laisser un commentaire