Aller à…

Indiscipline !

Savoirs, nature, cultures et alternatives sociales

Flux RSS

NOTAS SOBRE LA CRISIS CHILENA


Share
Print Friendly, PDF & Email

Par Gabriel Sali­nas, Doc­tor en Cien­cias Sociales

11 de Noviembre de 2019

Ha trans­cur­ri­do casi un mes desde el estal­li­do social del 18 de octubre y la cri­sis que desde entonces estre­mece a Chile, en lugar de ate­nuarse con el paso de los días, no cesa de agra­varse.

Cada una de las medi­das adop­ta­das por el gobier­no se ha reve­la­do inefi­caz, tardía, y lo que no es menor, contra­pro­du­cente.

La tor­pe­za de Piñe­ra y de su gobier­no, ha amplia­do el ámbi­to de las pro­tes­tas, arro­jan­do com­bus­tible a un incen­dio cuya extin­ción se tor­na cada día más pro­blemá­ti­ca.

Sacu­di­dos por la ampli­tud de la cri­sis que atra­vie­sa nues­tro país, nos resul­ta muy difí­cil cali­brar su enver­ga­du­ra y sus even­tuales sali­das, pues no pode­mos igno­rar que, una situa­ción tan com­ple­ja como la que esta­mos vivien­do puede deri­var hacia varia­dos der­ro­te­ros, sin que se pue­da des­car­tar el menos deseable de todos: una recaí­da en la bar­ba­rie cívi­co-mili­tar.

Nues­tros sen­ti­dos y nues­tro enten­di­mien­to se hal­lan aún obnu­bi­la­dos por la inmen­si­dad del tras­tor­no social que esta­mos vivien­do, y cuyas conse­cuen­cias des­bor­dan lar­ga­mente nues­tro cam­po visual, pro­longán­dose hacia un futu­ro impre­vi­sible.

Son nume­ro­sos los acon­te­ci­mien­tos que ali­men­tan la per­ple­ji­dad y la deso­rien­ta­ción de no pocos conciu­da­da­nos, pode­mos consi­de­rar, entre muchos otros:

- el asom­bro de consta­tar cómo “todo lo sóli­do se des­va­nece en el aire”, cuan­do los indi­vi­duos dejan de ser obje­tos a mer­ced de la clase polí­ti­ca, para conver­tirse en suje­tos autó­no­mos, dis­pues­tos a luchar por cam­biar­la   socie­dad;

- el temor que ins­pi­ra la bru­tal vio­len­cia del van­da­lis­mo en sus diver­sas mani­fes­ta­ciones;

- la angus­tia que nos inun­da al pre­sen­ciar, impo­tentes, la obs­ce­na e into­le­rable impu­ni­dad con que los cara­bi­ne­ros y mili­tares agre­den ale­vo­sa­mente a mani­fes­tantes y civiles tran­seúntes, mien­tras dejan, cobar­de­mente, hacer a los saquea­dores;

- el desa­so­sie­go que sus­ci­ta en nues­tro fue­ro inter­no, la rea­pa­ri­ción a la luz del día, de las vene­no­sas flores del odio, de la pusi­la­ni­mi­dad, de la men­ti­ra, de la com­pli­ci­dad ver­gon­zante, del des­pre­cio de los demás, del des­dén por la cultu­ra y el patri­mo­nio que la encar­na, flores mor­tuo­rias que ger­mi­na­ron bajo la dic­ta­du­ra cívi­co-mili­tar, y que rebro­tan ame­na­zantes cada vez que los gober­nantes dan la espal­da a las deman­das de la socie­dad, faci­li­tan­do con su pres­cin­den­cia los des­bordes del lum­pen y otras crea­tu­ras de la cultu­ra neo­li­be­ral.

Pero tam­bién, nos asom­bra y enor­gul­lece la alti­va digni­dad, la feliz valentía con la que mujeres, niñas, mucha­chos, adul­tos, ancia­nas y ancia­nos salen a la calle y en jubi­lo­sas mar­chas, opo­nen consi­gnas y can­tos a la fero­ci­dad de los uni­for­ma­dos.

¿QUÉ REVELA ESTA CRISIS?

Lo que esta­mos vivien­do hoy día, no es un acon­te­ci­mien­to repen­ti­no gene­ra­do así, de pron­to, a par­tir de no se sabe bien qué cir­cuns­tan­cias. Tam­po­co se tra­ta del fru­to madu­ro o podri­do, de una, o varias, conspi­ra­ciones urdi­das por el sinies­tro “ene­mi­go” que, además de otras tro­pelías, per­tur­ba las cele­bra­ciones fami­liares de Piñe­ra.

El epi­so­dio que esta­mos vivien­do hoy en Chile es un capí­tu­lo, el más cru­cial pro­ba­ble­mente, de la cri­sis ter­mi­nal de la sór­di­da y lamen­table saga neo­li­be­ral que comen­za­ra bajo la dic­ta­du­ra cívi­co-mili­tar.

Los graves inci­dentes acae­ci­dos a par­tir del 18 de octubre, fue­ron la chis­pa que puso fue­go a la pra­de­ra, cen­tel­la que ha ope­ra­do como un fogo­na­zo que arro­ja luz sobre la ciu­dad y sus habi­tantes, con des­tel­los que, al revés de lo que ocurre habi­tual­mente, no encan­di­la­ron los ojos de los ciu­da­da­nos, sino que han disi­pa­do la nie­bla que impedía ver lo que pasa real­mente en el país y, así, comen­zar a com­pren­der lo que nos pasa a cada uno de noso­tros. En la calle, se encon­tra­ron, se reco­no­cie­ron y mar­cha­ron jun­tos, mil­lones de chi­le­nos, uni­dos por una idea expre­sa­da, cla­ra y fuer­te­mente: ¡¡“bas­ta ya, no más abu­sos”!!

Por esas “astu­cias de la his­to­ria”, el abu­so, en sus diver­sas for­mas, que fue­ra fac­tor de des­mo­ra­li­za­ción y de des­mo­vi­li­za­ción has­ta antes del 18 de octubre, se ha trans­for­ma­do en el deno­mi­na­dor común que une y poten­cia volun­tades que mues­tran a quienes man­dan en este país que el tiem­po de la “ser­vi­dumbre volun­ta­ria” va que­dan­do atrás.

¡¡”No más abu­sos”!! fue corea­do por mil­lones de voces, desde Ari­ca a Magal­lanes.

En estas mani­fes­ta­ciones cal­le­je­ras, los chi­le­nos iden­ti­fi­ca­ron, inequí­vo­ca­mente, a quienes se bene­fi­cian con el abu­so, de qué modo lo hacen y desde cuán­do pro­fi­tan de sus incon­men­su­rables pri­vi­le­gios.

Fue­ron pocos, si los hubo, los mani­fes­tantes que pro­tes­ta­ron por el alza de 30 pesos en el Metro de San­tia­go, pero hubo, en cam­bio, mil­lones que se alza­ron contra los “30 años de abu­sos” del mode­lo neo­li­be­ral.

De lo que está has­tia­da la gran mayoría del pue­blo chi­le­no es de la cor­rup­ción, de la tiranía del mer­ca­do y de ser gober­na­da por una cas­ta de pri­vi­le­gia­dos inep­tos e irres­pon­sables. Hastío cuyo pre­lu­dio fue la frus­tra­ción de los anhe­los y espe­ran­zas for­ja­dos durante la dic­ta­du­ra, de retor­nar a la demo­cra­cia, de recu­pe­rar la digni­dad per­di­da y reen­con­trarse con la jus­ti­cia y la decen­cia repu­bli­ca­na.

La actual cri­sis disi­pa tam­bién la amne­sia, que casi sepultó en los sóta­nos de la memo­ria el que la demo­cra­cia que nos tra­jo la Concer­ta­ción, nos llegó “tute­la­da” y seve­ra­mente infec­ta­da por pató­ge­nos gér­menes que, sin tar­dar, hicie­ron de ella una impú­di­ca eco­no­cra­cia, que en menos de una déca­da dege­neró en una nau­sea­bun­da clep­to­cra­cia.

LA CRECIENTE, INTOLERABLE E INOCULTABLE DESIGUALDAD

El dog­ma del “cre­ci­mien­to econó­mi­co”, al que adhi­rie­ron con tenaz sober­bia moros y cris­tia­nos, no tardó mucho tiem­po en mos­trar su ver­da­de­ra natu­ra­le­za. A pesar de los esfuer­zos des­ple­ga­dos por la oli­gar­quía desde todas las ins­ti­tu­ciones –públi­cas y pri­va­das- que ella contro­la, no logró conven­cer a los chi­le­nos de que, gra­cias a la ”eco­nomía social de mer­ca­do”, sal­dría­mos, inevi­ta­ble­mente, del “mun­do sub­de­sar­rol­la­do” para ingre­sar al selec­to gru­po de los países desar­rol­la­dos.

En estric­to rigor, en nues­tro país ha habi­do un indis­cu­tible cre­ci­mien­to expre­sa­do en un aumen­to de algu­nas variables econó­mi­cas, espe­cial­mente del Pro­duc­to Inter­no Bru­to (PIB), cuyo rit­mo puede dar una idea de la expan­sión de nues­tra eco­nomía. Pero no de su cali­dad y sus conse­cuen­cias para el bie­nes­tar, que sí son obje­to de aten­ción, en cam­bio, para quienes se preo­cu­pan del ver­da­de­ro desar­rol­lo con cali­dad de vida.

Y ¿quiénes son aquel­los que se preo­cu­pan por la cali­dad de vida de chi­le­nas y chi­le­nos? For­zo­so es consta­tar que no se les encuen­tra en las filas de la clase polí­ti­ca, ni entre los igna­ros exper­tos diri­gentes de las AFP, de las ISAPRE, de las ins­ti­tu­ciones finan­cie­ras, de los res­pon­sables del lucra­ti­vo nego­cio de la edu­ca­ción, de la salud, de la” indus­tria cultu­ral” y otras agen­cias pro­duc­to­ras de cre­ti­nis­mo al por mayor. En efec­to, quienes tie­nen en sus manos las rien­das del poder polí­ti­co y econó­mi­co de nues­tro país, no comul­gan con los lai­cos pre­cep­tos demo­crá­ti­cos de la soli­da­ri­dad, la fra­ter­ni­dad, la igual­dad de dere­chos y la jus­ti­cia social; su cre­do es otro y está sin­te­ti­za­do en la anti­gua sen­ten­cia del Evan­ge­lio: “Porque al que tiene, se le dará más y abun­dará; y al que no tiene aún aquel­lo que tiene le será qui­ta­do.” (Mateo 13,12)

Es a esa desi­gual­dad deni­grante que nos va deshu­ma­ni­zan­do, que el pue­blo chi­le­no opone lo mejor de sus energías a lo lar­go de las calles de todas las ciu­dades del país.

LA JUSTICIA, EN LA MEDIDA DE LO POSIBLE

Esta sibi­li­na sen­ten­cia, marcó la impron­ta de lo que fue la acti­tud de los gobier­nos de la Concer­ta­ción res­pec­to de las fal­tas, deli­tos y crí­menes contra la Huma­ni­dad come­ti­dos por la dic­ta­du­ra cívi­co-mili­tar.

Los innu­me­rables casos de deli­tos (de toda índole) que han goza­do de la más irres­tric­ta impu­ni­dad, durante estos trein­ta años, nos indi­can que más allá y por enci­ma de las par­ti­cu­la­ri­dades de los dis­tin­tos momen­tos polí­ti­cos vivi­dos desde el fin de la dic­ta­du­ra, esa per­la de la retó­ri­ca concer­ta­cio­nis­ta, no tan sólo per­du­ra como una cica­triz más en el lace­ra­do corazón de cen­te­nares y cen­te­nares de miles de chi­le­nos, sino que sigue vigente como prin­ci­pio ocul­to, subya­cente al tra­ba­jo de jueces y magis­tra­dos, consa­gran­do de fac­to, una espe­cie de dene­ga­ción de jus­ti­cia en nues­tro país.

La com­pla­cen­cia de los tri­bu­nales hacia los delin­cuentes de “cuel­lo y cor­ba­ta” no tiene común medi­da con el intran­si­gente rigor de la ley, cuan­do es apli­ca­da a Mapuches y otros ciu­da­da­nos de a pie. La inequi­dad y todas las for­mas de mal­tra­to de que son obje­to amplios sec­tores de la pobla­ción, no podía sino, hacer cada día más into­le­rable el agra­vio, inacep­table el atro­pel­lo y conde­nables el cinis­mo y la hipo­cresía de la élite gober­nante.

LO QUE ESTA CRISIS APORTA A NUESTRO PUEBLO

Para Piñe­ra y el decre­ciente núme­ro de quienes aún le siguen, esta cri­sis ha apor­ta­do desor­den, caos y todo cuan­to puede ser útil para ins­ta­lar el mal, allí donde rei­na­ba el bien. Para los demás, es decir, para una gran mayoría del pue­blo, esta cri­sis ha veni­do a decir­nos que no pode­mos seguir pade­cien­do pasi­va­mente los abu­sos, los deli­tos contra el bien común, la impu­ni­dad de los pode­ro­sos y la sober­bia de los “exper­tos”.

Ya no es posible conti­nuar bajo este régi­men social, econó­mi­co y polí­ti­co fun­da­do en la más pobre y bár­ba­ra concep­ción de la vida en socie­dad, de la his­to­ria de la huma­ni­dad y del mun­do en que vivi­mos. Concep­ción para la que todo se rige por la rela­ción costo/beneficio, es decir, la más mise­rable y deshu­ma­ni­za­da rela­ción econó­mi­ca.

Pero eso no es todo, esta cri­sis nos ha per­mi­ti­do reen­con­trar­nos, redes­cu­brir­nos y super­ar la des­con­fian­za que se había ins­ta­la­do en nues­tro país como conse­cuen­cia direc­ta de la difu­sión de los valores del mer­ca­do: la com­pe­ten­cia, el espí­ri­tu de empren­di­mien­to pro­pio de los “gana­dores”, la sobrees­ti­ma­ción de las indi­vi­dua­li­dades exi­to­sas y, la consi­guiente des­ca­li­fi­ca­ción de lo colec­ti­vo, de la soli­da­ri­dad, de la no dis­cri­mi­na­ción y del ges­to gra­tui­to.

La cri­sis ha revi­vi­do en noso­tros el inter­és por los demás, la nece­si­dad de ayu­dar­nos, de cui­dar lo que per­te­nece a todos, de cui­dar­nos mutua­mente. Estos días de gran conmo­ción, nos han ayu­da­do a recon­si­de­rar la situa­ción per­so­nal de cada uno de noso­tros, y lo que puede y debe acon­te­cer para todos nues­tros congé­neres, y para todo nues­tro país.

La valentía y la digni­dad que hemos vis­to y sen­ti­do en nues­tras calles, en la denun­cia de un régi­men cor­rup­to, expo­lia­dor y dis­cri­mi­na­dor de los más vul­ne­rables, nutre la confian­za en una sali­da feliz de esta cri­sis. No digo espe­ran­za en una sali­da satis­fac­to­ria para la mayoría del país, digo confian­za, porque nues­tra his­to­ria mues­tra que fui­mos capaces de poner en pie ins­ti­tu­ciones que hicie­ron de la socie­dad chi­le­na un ver­da­de­ro ejem­plo de civi­li­dad, de jus­ti­cia y de cultu­ra. La edu­ca­ción públi­ca, lai­ca y gra­tui­ta, la salud públi­ca ofre­ci­da por el Esta­do como un bien inalie­nable a todos los ciu­da­da­nos, la tute­la esta­tal de nume­ro­sas acti­vi­dades estra­té­gi­cas de la eco­nomía nacio­nal. Fui­mos capaces de hacer todo aquel­lo y lo debe­mos consi­de­rar como fuente ins­pi­ra­do­ra para la recons­truc­ción de nues­tra socie­dad. No es la nos­tal­gia por ese pasa­do, sino la gra­ti­tud y el orgul­lo de haber vivi­do, no hace mucho tiem­po, en una socie­dad regi­da por prin­ci­pios más gene­ro­sos que la neuró­ti­ca com­pul­sión del consu­mo y del “éxi­to indi­vi­dual”; más enri­que­ce­dores que la ram­plo­nería de los mati­nales de la tele, más huma­nos y decentes que el irre­le­vante simu­la­cro de vida polí­ti­ca que pro­ta­go­ni­zan ins­ti­tu­ciones secues­tra­das como botín de guer­ra por bien paga­dos cultores de la inefi­cien­cia y de la medio­cri­dad.

Hemos de ape­lar a lo mejor de nues­tra his­to­ria, y a lo mejor de todo lo que los demó­cra­tas han podi­do hacer en otras lati­tudes.

Los chi­le­nos tene­mos una deu­da enorme por la inmen­sa soli­da­ri­dad que nos brin­da­ra el mun­do ente­ro durante la opro­bio­sa dic­ta­du­ra cívi­co-mili­tar; tene­mos ante noso­tros, la mara­villo­sa oca­sión de devol­ver la mano a tan­tas y tan­tos que nos acom­paña­ron en la resis­ten­cia a la bar­ba­rie cas­trense. Hoy, somos noso­tros quienes damos al mun­do la opor­tu­ni­dad de consta­tar que el neo­li­be­ra­lis­mo es un gigante con los pies de bar­ro, que es un sis­te­ma inca­paz de sos­te­nerse cuan­do se cues­tio­na su para­dig­ma cen­tral, es decir, cuan­do los ciu­da­da­nos lle­gan a la conclu­sión que el mer­ca­do y la eco­nomía no son sufi­cientes para lle­nar la vida de una socie­dad, ni para ofre­cer una pers­pec­ti­va decente de vida a los indi­vi­duos.

Chile ofrece hoy al mun­do, la prue­ba de que no todo es nego­cio, que existe una infi­ni­dad de cosas esti­mables en la vida, que no son reduc­tibles al cál­cu­lo mone­ta­rio.

Mil­lones de per­so­nas han mostra­do en las calles de Chile que el sis­te­ma neo­li­be­ral y su eco­nomía social de mer­ca­do, no puede sino condu­cir a situa­ciones de desi­gual­dad e injus­ti­cia fla­grantes, como las vivi­das durante estos trein­ta años. Se tra­ta de un fra­ca­so tan­to más inape­lable que en nues­tro país, el neo­li­be­ra­lis­mo contó con las condi­ciones ópti­mas para su implan­ta­ción, a tra­vés de la “tera­pia de shock” y de su pos­te­rior desar­rol­lo bajo los gobier­nos de la Concer­ta­ción.

Que­da aún mucho, casi todo por hacer; debe­re­mos dotar­nos de una nue­va Consti­tu­ción; debe­re­mos desin­toxi­car­nos de la mer­ca­do­la­tría que ha cala­do muy hon­do en nues­tros espí­ri­tus; debe­re­mos reha­bi­tuar­nos a dis­cu­tir de polí­ti­ca y a consi­de­rar a nues­tros pró­ji­mos como inter­lo­cu­tores váli­dos, debe­re­mos reha­cer la expe­rien­cia de com­par­tir ideales y confiar en nues­tras capa­ci­dades para cam­biar y enri­que­cer la vida coti­dia­na hacien­do más habi­table y que­rible nues­tro país.

 

Administrateur

Administrateur chez Indiscipline.fr
Administrateur d'Indiscipline.fr, l'Admin a un rôle avant tout technique. Il dispose également d'un blog où sont postés des textes qui nous sont parvenus, ou que nous reprenons, et qui sont écrits par des personnes ou des groupes qui ne disposent pas d'un blog sur Indiscipline. Enfin, c'est lui qui est la voix de l'équipe des modérateurs du site dans leurs relations avec les auteurs.
Administrateur

Les derniers articles par Administrateur (tout voir)

Share



Laisser un commentaire